El Regreso.

Hace más de tres años que abrí este blog. Lo sé porque lo he leído, ponía “tengo treinta años”. Estoy a punto de cumplir los 34.

¡TREINTA Y CUATRO! Es un número mágico para mi. Primero, porque superas la mítica “edad de Cristo”. Eso no es en sí tan relevante pero… por desgracia hay gente importante para mi que no llegó a superar esta edad y lo considero un logro llegar a un poquito más.

Hoy en concreto cumpliría años mi amiga Emma. Por desgracia, cuando teníamos 15 años murió así de repente. Porque para morirse sólo hace falta estar vivo. Ya le saco 19 años. Eso son muchos años en los que intento cada día acostarme más feliz.

Creo que soy más feliz porque sé lo que tengo que hacer. Creo que soy menos feliz cuando no lo hago. Aunque son frases muy sencillas… estoy decidida a enfrentarme a mi enemigo: la procrastinación. Espero que este blog me ayude a conseguirlo, porque pretendo ser muy sincera y enfrentarme a mis retos personales, a los de mi generación, a todo lo que necesite un poquito de energía.DSC_0365

¡Feliz domingo!

Desde Harlem, con amor.

Hay otro Nueva York. Sale en las películas pero siempre escondido, o como telón de fondo musical para que se vea “la América negra” de 1920. En concreto, hay un barrio, Harlem, que tiene una historia fascinante. En lo que es hoy Harlem vivieron los Manhattan, una tribu de nativos americanos. Después, los holandeses, los ingleses, judios, italianos portorriqueños y finalmente la mayoría negra.

Entre la gente de Harlem hay mucho arte. Famosos fueron sus artistas, pintores, cantantes y demás gente de talento antes de la Gran Depresión. Quizás como herencia de ese arte, hay un chico que se llama Joshua Johnson que baila claqué, y es de Harlem.

Joshua estaba por terminar los estudios de secundaria y se dió cuenta que no quería mirar atrás y pensar que no hizo lo que pudo. Se esforzó, echó la solicitud y lo llamaron: Tienes plaza en Penn State.

Penn State es una de las universidades más famosas. Josh lo había conseguido. ¡Entró! ¡Euforia! Nadie en su familia había ido nunca a la univesidad, y él lo había conseguido… ¡qué pasada!

En Estados Unidos hay préstamos (con intereses) para pagarse los estudios universitarios. Estamos hablando de una media de €100,000 por persona en total, cuando no más. Piensa que se tiene que pagar los libros, el transporte, comer, su casa.. Un dinero que no tenía cómo sacarlo.

¿Qué hizo? En su video, él lo dice: no tenía dinero y no tenía recursos, pero sí tenía TALENTO. Así que llevé mi talento al metro de Nueva York para pagarme los estudios.

El resto, como dicen, está en el video. Yo me quedo con sus ganas de superarse y luchar por un sueño.

 

Bienvenido a la generación encontrada.

Me he cansado.

En serio, estoy muy cansada. Harta, fatigada, hastiada, hasta la coronilla… para mí, basta.

Está todo fatal, no hay trabajo y todo está cuesta arriba. Tenemos que trabajar como los chinos o irnos a islandia, soportar recortes y subidas encadenadas, ver cómo se van nuestros amigos y nuestras hermanas, nuestras primas y nuestros antiguos compañeros. No es fuga de cerebro, es sangría. Personalmente, sólo disfruto de la sangría con mucha fruta y en verano.

Pero no me quiero rendir. Soy una nueva pobre, soy nimilieurista, soy mileurista, soy desempleada, soy emprendedora y soy trabajadora por cuenta ajena. Soy emigrante y soy retornada. No importa. Soy como tú. He estudiado, tengo idiomas, tengo una carrera y  soy PERSONA. No voy a dejar que un banco o un mercado o una prima que no es la mía haga que me rinda. Tengo 30 años y no soy de una generación perdida. Soy de una generación encontrada. Abro este blog sin miedo y sin presión, voy a actualizar según tenga tiempo y encuentre noticias que sean dignas de compartir, noticias que ayuden a levantar el ánimo, información que me llegue y pueda gustar a gente que, como yo, no vive en una burbuja y sabe lo que hay: pero también quiere pensar en positivo y luchar. Este es un espacio compartido, que no estamos solos. No creé la crisis, no controlo la macroeconomía pero no voy a rendirme. Este es mi espacio para todos. Voy a pelear porque creo que mi actitud depende de mí, y ser parte de la solución, también. No me voy a resignar. Estoy aquí para, con todas mis flaquezas y mis errores, poner mi poco para el bien común, porque juntos somos más de lo que soy yo sola.

Así que, ¡pasa! Éste es tu sitio, disfrútalo.